Hacer una reforma integral es un proceso complejo y cuando es tu primera vez, lo más probable es que no sepas ni por dónde empezar. En este artículo te ayudaremos mostrándote, paso a paso, cómo planificar la reforma integral de tu piso.

1. Anota las necesidades que tienes

Normalmente tenemos claro que necesitamos reformar un piso porque los baños y la cocina están desactualizados, las instalaciones son deficientes, etc. Sin embargo, pocas veces os paráis a pensar cuáles son vuestras necesidades. Tomad un boli, un papel y anotad, antes de contactar con nadie, cuáles son. Es importante que en este primer punto no penséis en encontrar una solución para éstas porque, en realidad, un arquitecto o un decorador será quien pueda encargarse de encontrar la solución a vuestros problemas.

2. Calcula cuánto cuesta tu reforma integral

Pide presupuesto a un profesional y a empresas que hacen reformas.

Calcula mas o menos unos 700 euros por metro cuadrado por una reforma integral.

3. Elige qué calidades quieres

Sé que lo habitual es que directamente contactéis con un profesional. Para según qué tipo de obras, por ejemplo, si se trata tan sólo de una reforma de acabados sin cambio de distribución, no es tan necesario efectuar un proyecto previo (si bien, incluso en el tema de acabados es importante definir lo mismo antes de ponerte a pedir presupuestos, si no cada uno te presupuestará calidades distintas).

Si quieres hacerlo por tu cuenta sería conveniente que tuvieras claro qué calidades quieres: qué tipo de suelo, qué grifería, qué muebles de cocina, electrodomésticos, etc. Si vas a contratar a un arquitecto o interiorista, él podrá guiarte en la elección de materiales para ajustarlo a tu presupuesto.

4. Contrato de obra

Muy pocos sois los que redactáis un contrato para realizar una obra y, sin embargo, es altamente recomendable. Tal como os hablé ya en otro artículo, para poder minimizar las discusiones o contradictorios extras de obra que puedan surgir hemos de saber qué debe contener un presupuesto de reforma. En rehabilitación de casas antiguas, donde la aparición de extras es mucho más habitual, porque pueden surgir más vicios ocultos, es imprescindible.

5. Conoce qué permisos de obras tienes que pedir para una reforma integral

Muchas veces os echa para atrás el hecho de pedir permisos de obras: Seguramente es por propio desconocimiento. La mayor parte de obras precisan de permisos muy sencillos de tramitar….Un arquitecto o decorador os gestionará todas las licencias necesarias. Si hacéis las obras por vuestra cuenta, id a vuestro ayuntamiento y preguntad, ¡no pasa nada! Me he dado cuenta que sois muchos los que teméis las licencias de obras. No son muy caras, ni muy complejas y, en cambio, acallaréis los gritos de los vecinos colgando vuestra licencia en la puerta de casa (entre otras cosas, si tenéis los papeles en regla, no os pueden decir nada del ruido que hagan los obreros en horario laborable).

En cualquier caso, si tenéis algún problema con el vecino, pedidle a vuestro arquitecto o decorador que hable con ellos: tienen más fundamentos legales y están para eso, para ahorraros problemas.

6. No temas decir que algo no te gusta

Igual has planificado y estudiado bien el proyecto de la reforma integral de tu piso, pero cuando lo ves construyéndose no te gusta. Si bien es cierto que a los profesionales no nos gustan estos cambios repentinos, es preferible que lo indiques antes de que te acuerdes de ello el resto de tu vida. Eso sí, tendrás que asumir las consecuencias económicas o técnicas que ello represente.

7. Y….¡ Ten paciencia!

Ten paciencia a la hora de empezar….¡Roma no se conquistó en un día! No quieras hacerlo todo corriendo. Para que todo esté bajo control necesitas, como os he dicho antes, planificar bien todas las calidades, y eso….requiere tiempo.

Ten paciencia también cuando aparezcan imprevistos, es habitual, sobre todo cuanto más antiguo sea el piso. Muchos de esos extras son difíciles de prever al principio y tranquilos, porque un buen profesional dará con la solución adecuada.